La diferencia entre rinoplastia ultrasónica y tradicional

La rinoplastia ultrasónica es la revolución quirúrgica en la cirugía de nariz en los últimos años. 

Pero muchos de vosotros realmente no sabéis en qué consiste y cual es la diferencia entre rinoplastia ultrasónica y rinoplastia convencional, en este post espero poder resolver todas vuestras dudas.

La cirugía de nariz es uno de los procedimientos de cirugía estética más frecuente en nuestro país, tanto en hombres como en mujeres. Actualmente y gracias a la nueva tecnología de ultrasonidos hasta los más indecisos pasan por quirófano.

La cirugía de nariz es un procedimiento que consta de varias fases en función de la deformidad nasal a tratar:

  • Cirugía del caballete
  • Septoplastia
  • Cirugía de la punta
  • Cirugía de la base nasal

Una de las partes que más miedo tenéis son las fracturas nasales, tan solo la imagen del escoplo y martillo sobre vuestra cara es aterrador. En el tratamiento del hueso nasal es precisamente donde interviene los ultrasonidos eliminando la agresión que supone el traumatismo para producir las fracturas nasales y la remodelación del caballete

Es en esta parte de la cirugía  donde esta la diferencia. En el  tratamiento del esqueleto óseo nasal (remodelación de dorso óseo y fracturas nasales) es donde se ha producido el gran cambio.  En la rinoplastia convencional la remodelación del dorso óseo se realizaba con limas para reducir el tamaño del dorso óseo y a continuación de los escoplos-martillo para realizar las fracturas en hueso nasal para poder estrechar la nariz. Es precisamente en esta parte de la cirugía en la que utilizamos el piezoeléctrico, quedando completamente obsoletos los instrumentos que utilizábamos antes. 

El tratamiento del dorso óseo lo realizamos mediante remodelación con el ultrasonidos,  gracias a este vamos dando forma al perfil según la simulación previa que hemos realizado en la consulta consiguiendo 95-100 % de exactitud. 

La anchura o desviación de la nariz la podemos tratar de dos formas :

  • Osteotomía
  • Osteoplastia

La osteotomía consiste en realizar una fractura en el hueso nasal, con el piezoeléctrico la precisión y control de esta fractura es máxima, sin agresión en la mucosa nasal ni estructuras vecinas. 

Rinoplastia ultrasónica

La osteoplastia consiste en remodelar el hueso nasal corrigiendo las convexidades-concavidades e irregularidades que existen el los huesos propios, con esta técnica que solo se puede hacer con el piezoeléctrico alcanzamos la máxima exactitud y simetría, es esculpir el hueso para eliminar todas sus imperfecciones y alcanzar la simetría de ambos lados de la nariz. También utilizamos esta técnica para estrechar la nariz disminuyendo el grosor de hueso propio en la unión con el maxilar así disminuimos la anchura nasal sin necesidad de fractura el hueso. Cada vez más es una de mis técnicas preferidas puesto que los resultados son muy predecibles consiguiendo líneas definidas en dorso nasal.

La duración de este tipo de intervención es algo superior a la forma convencional por lo que se puede alargar la cirugía a 2:30 h-3 h. Esto es debido a que tenemos que visualizar perfectamente todas las estructuras de la nariz e implica mayor disección de los tejidos.

La rinoplastia ultrasónica nosotros siempre la realizamos en quirófano y con anestesia general, nuestra prioridad es la seguridad de nuestros pacientes y la forma más segura es tener al paciente monitorizado y vigilado por nuestros anestesistas en todo momento.

La utilización de esta técnica nos permite claramente una mejora en el post-operatorio inmediato. Como no existe “agresión” sobre la nariz conservamos la integridad de mucosa nasal la inflamación es menor. Los pacientes salen de quirófano sin nada de inflamación y es a partir de las 24-48 horas cuando se inflaman. La evolución de esta inflamación es claramente distinta a la técnica convencional, la convencional el paciente presenta inflamación desde el quirófano, con hematomas periorbitarios que irán evolucionando hasta desaparecer a los 10-15 días. La resolución de esta inflamación es lenta. En cambio con la rinoplastia ultrasónica el pico máximo de inflamación lo tenemos a las 48 horas y desaparece rápidamente,  en menos de 1 semana la inflamación facial es mínima. Con el piezoeléctrico también existen hematomas pero mucho menores que con los escoplos, estos se resuelven en menos de una semana- 10 días ya que su cuantía e intensidad es menor.

 

¿Cómo es la técnica de la rinoplastia ultrasónica?

Una de las preguntas más habituales en la consulta es como funciona el piezolectrico, este sistema de ultrasonidos lo utilizamos los maxilofaciales desde hace años para las osteotomías faciales y craneofaciales. Gracias a los ultrasonidos realizamos osteotomías finas y de alta precisión, este instrumental nos permite dibujar la osteotomía como si pintáramos con un lápiz, para poder realizar esta técnica es necesario visión directa sobre el hueso a tratar lo que implica que debemos tener un abordaje más amplio que la técnica convencional para poder ver el hueso en toda su extensión y así diseñar la osteotomía según el caso individualizado de cada paciente. El acceso que utilizamos es el mismo que rinoplastia abierta convencional solo que visualizamos todo el esqueleto nasal así podemos hacer verificar todas las “anomalías” que presenta el hueso que vimos durante la planificación del caso, viendo en directo cualquier irregularidad que presente los huesos propios y así poder conseguir la máxima definición.  Para poder utilizar el piezoeléctrico necesitamos visión directa como ya hemos mencionado previamente y por otro lado es necesario irrigación constantemente de suero fisiológico, así evitamos el recalentamiento del motor y proporcionamos frio local durante la intervención que colabora a minimizar la inflamación posterior.

En la actualidad cada vez somos más cirujanos los que apostamos por esta técnica gracias a su versatilidad y la capacidad de control de cada una de las partes de la rinoplastia. Hasta ahora el tratamiento del hueso constituía la parte más incierta de la rinoplastia puesto que no era 100% predecible, y nos podíamos llevar sorpresas durante la cirugía (malas fracturas, pérdida de control del trazo se fractura, fracturas incompletas ) o en el postoperatorio (irregularidades óseas o asimetrías en huesos nasales). Toda esta incertidumbre desaparece en el momento que introducimos esta tecnología en nuestra práctica médica.

La nueva era de la rinoplastia es la cirugía de preservación, en la que mantenemos al máximo las estructuras nasales por ello la utilidad de este bisturí es aún mayor para poder realizar las osteotomías tan precisas que necesita esta nueva forma de operar la nariz.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *